LA MIA ISOLA

Duermen su eternidad envueltas entre algodones, aguardando el momento en que despierten de su largo sueño para transformarse en mágica belleza. Nacieron de la madre naturaleza y, como tal, no se repiten en modelo o color.

 

Son piezas únicas, hermosa y atemporales que, mecidas por las manos de su creadora, se engarzan a un sentimiento y a una emoción mientras, entre susurros, cuentan su historia.

Una historia que ella ha aprendido a escuchar a través de cada perla, piedra o cristal para luego escribirla en forma de joya bajo el nombre de una firma que es sinónimo de lujo: il ciclamino.